Alianza por la Solidaridad pone en marcha dos proyectos sobre agroecología con perspectiva de género en el sur de Mauritania

Yasmina Mitrovic Arenal

Alianza por la Solidaridad ha presentado en Kaédi, ciudad mauritana ubicada al suroeste del país, dos proyectos de cooperación al desarrollo con los que intervendrá durante los próximos meses en el país saheliano. Ambos tienen como línea de acción la seguridad alimentaria, a través de la agroecología con una perspectiva de género, en el sur de Mauritania.

Esta zona, cerca de la frontera con Senegal, es la región más lluviosa del país. Por eso, en ella se localizan la mayor parte de los cultivos. Sin embargo, a causa del cambio climático, el país sufre sequías severas y recurrentes, que, junto al uso de técnicas de producción inadecuadas, contribuyen a la desertificación progresiva y a una creciente inseguridad alimentaria entre la población.

El objetivo actual de Alianza por la Solidaridad en Mauritania es reforzar a varias cooperativas agrícolas del sur del país, a través de formaciones y apoyo técnico para conseguir cultivos más resistentes y utilizar más efectivamente los recursos locales. Esta será, además, una forma de fomentar la economía social de la región y de conseguir un desarrollo local más sostenible en algunas de las regiones más castigadas por el cambio climático en Mauritania.

Por otro lado, las cooperativas que se beneficiarán de estos proyectos son, en su mayoría, femeninas. Y es que, en Mauritania, la desigualdad de género y el desequilibrio entre roles es acuciante, especialmente en el medio rural. A pesar de la contribución femenina en sectores clave como la agricultura, la ganadería y el comercio, el papel de las mujeres se sigue identificando con el rol reproductivo, conllevando limitaciones a sus derechos. En este sentido, a pesar de ser ellas quienes trabajan la tierra, rara vez poseen la propiedad de esta. Por ello, desde Alianza por la Solidaridad se pretende reforzar las capacidades y el liderazgo de estas mujeres para que puedan defender sus derechos, especialmente su derecho a la propiedad de la tierra.

El impacto de ambos proyectos supondrá un apoyo directo a 90 cooperativas y 500 productores. Esto supone una población beneficiaria de alrededor de 8.000 personas, en su mayoría mujeres, en las regiones de Brakna, Gorgol y Guidimakha.

Estos proyectos se ejecutarán con el apoyo de Acción contra el Hambre y del socio local Association pour la Recherche et le Développement en Mauritanie (ARDM). Uno de ellos cuenta con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y, el otro, de los gobiernos de Aragón, Islas Canarias y La Rioja.