Crónica de una fiesta anunciada en Ecuador

Llegó el día, 24 de febrero. Es la fecha que dio inicio de forma oficial a la campaña de recogida diferenciada de residuos en su fuente de origen, aunque realmente comenzó muchos meses antes, igual que los preparativos.

Organizar una fiesta puede parecer algo fácil, e incluso divertido, pero se aleja mucho de la realidad. Implica mucho trabajo: conseguir permisos para el uso de suelo público, solicitar materiales y movilizar personal de las distintas instituciones, pedir proformas y presupuestos, coordinar al personal que va a participar, promocionar y dar a conocer el programa, elaborar un cronograma, un horario, una agenda de medios, contratar artistas y animadores, invitar a las autoridades… es decir, que para la propia salud mental es mucho mejor contratar a una empresa de organización de eventos aunque por supuesto la organizamos nosotros mismos.

A las 6 de la mañana sonó el despertador, había que montar carpas y colocar muchas sillas. A las 9 y media ya estaba todo listo: un stand para explicar cómo se hace el abono, con muestras y fundas para vender; otro stand del proyecto en sí mismo para que la gente supiera quien es Alianza por la Solidaridad, el programa EU Aid Volunteers y lo que hacía cada una de las voluntarias; y para acabar, otro en que se explicaba cómo separar y por qué hacerlo, las consecuencias que tiene no reciclar y las ventajas y beneficios que tiene; la tarima para la intervención de las autoridades; la pantalla y el proyector;  la banda municipal; y el DJ.

Y llegamos a la parte divertida de la fiesta, el grupo de payasos “Dos mejor que uno” se dedicó a animar a todos los que nos visitaban. Bromas, concursos, canciones y coreografías para enseñar como separar los residuos y regalos para aquellos que lo hacían bien (también para los que, aunque fallasen en las preguntas, participaban y se interesaban por el proyecto). Además, nos visitó Paquito, la marioneta de la Policía Nacional, y lo hizo acompañado de caramelos, palomitas ¡y la banda de música!

Cómo podéis ver fueron muchos los que nos acompañaron en la primera, pero no última, Fiesta del Reciclaje, algo que sumado al empeño y esfuerzo de todos los que trabajamos hizo que fuera un gran éxito que esperamos superar en las siguientes.

Por Carmen Vicente Sánchez