Las mujeres, agentes de cambio en la sociedad nicaragüense

Cada una proviene de una comunidad distinta, cada una tiene su propia historia, pero todas tienen el  mismo objetivo: contagiar al resto de mujeres para que sepan que ellas pueden. Pueden dirigir un Comité de Agua Potable y Saneamiento (CAPS), ser las responsables de las cuentas y opinar lo que creen que es lo mejor para el sistema de agua de sus comunidades, es decir, pueden tener acceso a espacios de decisión de la comunidad.

Desde la sede de Alianza por la Solidaridad en Somotillo, nos reunimos con diez mujeres con ganas de cambiar las cosas y aliarse. Diez mujeres que van a transformar el rol de sus compañeras en las comunidades,  que tan sólo necesitan de cierto apoyo para mostrar sus conocimientos a los demás, y hacer ver a sus iguales que ellas también pueden estar en este proceso.

Hace unos meses, no se imaginaban que verían el mundo de esta manera, y es que la escuela de lideresas, las ha cambiado a ellas y a todas las mujeres que se encuentran a su alrededor. Desde sus hermanas hasta sus vecinas han sido contagiadas por su energía, y sus ganas de vivir en igualdad. Ellas se han convertido en agentes de cambio en cada uno de sus entornos, en los que las mujeres están comenzando a pensar de otra manera y a las que no les da miedo hacerse poco a poco su espacio en la política. Su rol en las comunidades cada vez está más presente y ellas toman un gran número de decisiones.

La valentía de todas ellas, su fuerza, valor, y entereza para ir en contra del contexto social de sus comunidades que les presiona para que sean un prototipo de mujer con el que cada vez se sienten menos identificadas. Porque ellas pelean cada día dentro de los CAPS por ser respetadas, por tener una voz y un voto que las represente, porque ellas tienen mucho que decir en cuanto a la gestión del agua en sus comunidades. Ellas son las que lavan, las que cocinan y las que más uso del agua hacen en el día a día, y por ello, merecen el protagonismo que están pidiendo. Porque son tan seres humanos como los hombres y presentan la misma capacidad para tomar las mismas decisiones que ellos. Por tanto, ellas TIENEN y DEBEN estar presentes.

Todas como protagonistas de este proceso están reclamando en sus diferentes contextos sus derechos y abogan por una igualdad y trato digno. Les queda un largo camino, y saben que será una lucha constante durante toda la vida por su parte y por parte de las generaciones venideras pero eso no les asusta porque esto tan sólo es el comienzo.


Eva Gracia