Por el empoderamiento de las cooperativas agrícolas femeninas del sur de Mauritania

Yasmina Mitrovic Arenal

Mauritania, ubicada en la parte norte del Sahel, tiene aproximadamente cuatro millones de habitantes repartidos en un vasto territorio de 1.030.700 km², dos veces la superficie de España. El 75% está cubierta por el desierto del Sáhara, que ocupa la zona norte y centro del país. Las regiones del sur, cerca de la frontera con Senegal, son las zonas más lluviosas, pero las precipitaciones se caracterizan por una elevada variabilidad espacio-temporal. Es en estas regiones donde se localizan la mayor parte de los cultivos del país.

El sector agrícola ocupa a la mayor parte de la población activa en Mauritania. Sin embargo, y a pesar de las inversiones realizadas, este contribuye al PIB nacional con apenas un 25%. A causa del cambio climático, el país sufre sequías severas y recurrentes, que contribuyen a la desertificación progresiva y a una creciente inseguridad alimentaria entre la población.

Por otro lado, a pesar de que en Mauritania el 80% de los recolectores son mujeres, la desigualdad de género y el desequilibrio entre roles es acuciante, especialmente en el medio rural. Así, solo el 18,7% de las mujeres mauritanas son propietarias de la tierra, la tasa de analfabetismo entre ellas es del 58% y la violencia de género física, psicológica e institucional está normalizada.

Para fomentar un desarrollo agrícola sostenible y empoderar a las mujeres de la región, Alianza por la Solidaridad, junto a Acción contra el Hambre y a la organización local ARDM, y gracias a la financiación de la AECID y de los gobiernos de Aragón, Islas Canarias y La Rioja, ha puesto en marcha dos proyectos en tres regiones del sur del país: Brakna, Gorgol y Guidimakha. Su objetivo es fortalecer a distintas cooperativas agrícolas de la zona, la mayor parte femeninas, para defender su derecho a la propiedad de la tierra y conseguir cultivos más resistentes al cambio climático. Esto supondrá un apoyo directo a casi 8.000 personas, en su mayoría mujeres.

Con estos proyectos, Alianza por la Solidaridad busca incrementar el liderazgo femenino y luchar contra la desigualdad por razón de género, al mismo tiempo que fomenta la economía social y el desarrollo socioeconómico en algunas de las regiones más castigadas por el cambio climático en Mauritania.