Segunda etapa del nuevo proyecto Trocaire en Nicaragua

2

El mes pasado viví la primera etapa de presentación del nuevo proyecto, desarrollado por APADEIM (El Viejo, Nicaragua) y financiado por Trocaire. Ahora me encuentro apoyando el manejo y el desarrollo de las actividades de la segunda etapa: la construcción de la línea de base.

Con mis compañeros y compañeras viajamos, casi todos los días, entre las 14 comunidades involucradas en el proyecto. Entrevistamos mujeres y hombres, jóvenes y adultos, sobre sus percepciones de seguridad  dentro y fuera de sus hogares, y sobre sus opiniones sobre la violencia basada en género.  Los cuestionarios son sencillos pero al mismo tiempo muy intensos: ahondan en la conciencia y la vida privada de las personas, y a veces pasa que algunas personas no quieren hablar o contestar a todas las preguntas.

Por mi parte, puedo decir que, a través de estas experiencias voy conociendo mucho mejor a los hombres y a las mujeres, para el bienestar de los cuales, estoy aquí trabajando y escribiendo proyectos. Al contrario de la primera etapa (la presentación), ahora, voy directamente a los hogares, sentándome con cada persona y hablando no solo de las temáticas de los cuestionarios, sino también de los que están cultivando en el campo o explicándoles dónde está mi país y cómo son las temporadas allá.

He visto donde la gente come, duerme y vive. He conocido las dificultades de tener calles que se destruyen cada vez que llueve demasiado. He entendido las complicaciones de vivir con una batería para coche como única fuente de electricidad en toda la casa. Por el otro lado, he averiguado las ganas de mejorar que tiene tanta gente, y las razones de quien quiere que todo se quede como está.  He experimentado el increíble interés de los niños que te inundan de preguntas sobre cualquier cosa. He conocido las ganas, de las mujeres mucho más que de los hombres, de hablar sobre las cuestiones de seguridad comunitaria y de violencia de género.

Entender a estas personas, de manera más profunda, me permite de colaborar de una manera más concreta en el diseño de muchas propuestas de proyectos porque conozco más de cerca las condiciones, las necesidades y la mentalidad de los beneficiarios. Además, estas encuestas me van ayudando a acostumbrarme a muchas cosas que pasan aquí y que tal vez, para una persona que viene de otro continente y tiene otro punto de vista, pueden parecer raras, feas y hasta molestas.

Inexorablemente, en algunos días la segunda etapa se va a acabar. Ya vamos a empezar la tercera y la más complicada: el desarrollo de las actividades del proyecto, esperando que todo siga bien.

Emiliano Cesaretti

No hay comentarios

Deje un comentario