“Si hay igualdad de derechos, tiene que haber igualdad de oportunidades”

La brecha de oportunidades para las mujeres rurales de Chinandega. Entrevista a Mariana Mora Castillo, Presidenta del Comité de Agua Potable y Saneamiento de San Ramón. 

En el marco de mi asignación como EUAV en Nicaragua, mi trabajo se centra en fortalecer el proceso de empoderamiento de las mujeres rurales del departamento de Chinandega. Quiero resaltar a través de esta entrevista a Mariana Mora, presidenta del comité de agua de San Ramón (municipio de Villanueva), cuál es su opinión con relación al acceso a oportunidades para las mujeres rurales.7

Marie-Pierre: Mariana, usted como presidente de un comité de agua potable, ¿qué nos puede contar sobre la igualdad entre hombres y mujeres en Nicaragua, y más precisamente en las comunidades rurales de Chinandega? Si se llega a la igualdad en derechos, ¿piensa usted que eso es suficiente para garantizar la igualdad en las oportunidades en lo real, en lo concreto?

Mariana: Bueno, creo que si hay igualdad de derechos, tiene que haber igualdad de oportunidades, sino es difícil realmente avanzar. Ahora no hay igualdad de derechos, ni igualdad de oportunidades, estamos en un paso. Queremos llegar hasta ahí, y esperemos que así sea en un futuro.

El empoderamiento de las mujeres es muy importante y creo que estamos avanzando las mujeres pero también tiene que venir en parte desde arriba. Necesitamos el apoyo y las ayudas de los gobiernos y las autoridades de nuestro país para que nosotras las mujeres podamos llegar a tener ese empoderamiento. Queremos apoyo también para que haya fuentes de trabajo, porque se nos dificulta mucho, no hay oportunidades. Queremos más oportunidades, que nos brinden más apoyo.

Marie-Pierre: Si se les abre más oportunidades, ¿las mujeres sienten que se pueden empoderar de estos espacios? ¿Ellas están con la mentalidad de ‘yo si puedo’?¿Y son luchadoras aquí? ¿Cómo es?

Mariana: Todas las mujeres de Nicaragua, somos luchadoras. En cualquier forma de trabajo. Las mujeres aquí hacen tortillas y lo que se pueda para llevar un real a su casa. Así que abriéndose las puertas y habiendo más oportunidades, saliendo a la calle para vender y traer el pan a nuestra casa. Creo que sí podemos tener la capacidad de tener un trabajo más grande. Somos bien emprendedoras y luchadoras. La mujer nicaragüense lucha hasta el final para sacar su familia adelante.

Marie-Pierre: Pero siempre es importante trabajar desde las bases y a la par, tener políticas públicas y leyes, y también autoridades que te protegen y te garantizan tus derechos, ¿verdad?

Mariana: Claro que sí, siempre tiene que haber autoridades que nos protejan a las mujeres, que hagan valer nuestros derechos, porque nuestros derechos son violentados muchas veces por el machismo del hombre. A veces la mujer no denuncia, por el miedo que le tiene siempre al hombre. Al haber un empoderamiento, yo creo que se tiene que perder el miedo. Desde arriba tiene que venir esa lucha. Necesitamos buenas políticas públicas también.

Porque no es así de fácil de cambiar la mentalidad del hombre, la mentalidad de las personas que piensan así desde hace mucho tiempo, generación tras generación. Tenemos que unir nuestras fuerzas y con un impulso desde arriba.

Marie-Pierre: ¿Y en su comunidad cómo es? ¿Hay muchas mujeres empoderadas o como está la situación de la mujer en su comunidad?

Mariana: Bueno mi comunidad es San Ramón, le pertenece al municipio de Villanueva. En nuestra comunidad, realmente, no le voy a mentir, no hay fuentes de trabajo. Las mujeres tienen que migrar, a veces hasta junto con el hombre. No hay oportunidades. Solo hay oportunidades para los que se han dedicado a estudiar como maestros, enfermeras. Pero si hay personas que trabajan, aunque sea vendiendo tortillas y de cualquier forma, se busca la vida.

Marie-Pierre: ¿Y las mujeres ahí se comprometen, luchan por una cierta igualdad?

Mariana: La generación de ahora sí, lucha por la igualdad. Las mujeres que están ahorita tienen más conocimientos y quieren hacer valer sus derechos. Ellas son mujeres que salen a trabajar. Fueron las generaciones de más atrás que se dejaban mandar por hombres, eso era en la cultura de nosotros. Estas mujeres están en sus hogares, mandadas por sus maridos. Y a veces por el mismo motivo que no hay trabajo. Si el hombre dice ‘no se puede’, no se puede y tiene que asumir la mujer.

Marie-Pierre: Pero hay una evolución… ¿Usted ve esa evolución?

Mariana: Habido un cambio, también he visto que ahora las mujeres de más edad ya tienen un poquito más de autoridad en su casa. He visto que comparado a antes, ahora dicen: ‘yo también tengo derechos, y no solo vos’. Y entonces se ponen de mutuo acuerdo. Sí ha habido evolución, bastante.

Marie-Pierre: Entonces tengamos fe que esa evolución siga dándose.

Mariana: Sí, y que con el futuro siga evolucionando en equidad de género y que haya trabajo para nosotras las mujeres, necesitamos mucho trabajo para salir adelante y que entren dos salarios a nuestra casa y así poder vivir mejor.

Marie-Pierre Smets

No hay comentarios

Deje un comentario