Andrea Parolin   Son las 11 de la mañana de un normal domingo, no es un día de fiesta, no es la celebración de un Santo importante, no se están celebrando ni cumpleaños ni grados, es un domingo como muchos en el año. Y caminando en las calles...