UN DÍA DE CONCIENCIACIÓN CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN HAITI

ELEONORA BITOCCHI

« Vyolans sou fanm, nou tout di non » (Violencia contra las mujeres, juntos decimos “no”) es la frase en criollo que resonó por las calles de la ciudad de Thiotte, en el Departamento del Sureste de Haití, en la encrucijada entre Puerto Príncipe, BelleAnse y Anse-à-Pitres, este sábado 8 de diciembre.

Alianza por la Solidaridad, en colaboración con el Ministerio de la Condición Femenina y de los Derechos de las Mujeres (MCFDF / Ministère de la Condition Feminine et du Droits des Femmes) de Haití, quería participar en la campaña internacional contra la violencia sobre las mujeres y las niñas, iniciada en 1991 y que cuenta desde 2008 con el apoyo de las Naciones Unidas. “16 días de activismo contra la violencia de género” es el título de esta campaña en la que se organizaron diversas acciones para ayudar a erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas de todo el mundo. Esta campaña se realiza todos los años entre el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos. Nuestra participación consistía en una primera actividad para el 24 de noviembre, que debido a la inestabilidad política que caracteriza el país en este momento, fue pospuesta hasta el 8 de diciembre por falta de seguridad.

Este tipo de campaña de sensibilización es extremadamente importante en un contexto como el de Haití, un país caracterizado por los estereotipos sexistas persistentes y por la discriminación sexual generalizada. Las víctimas son generalmente las mujeres y las niñas de Haití, sin importar el grupo de edad, su estatus social o su nivel de educación.

Sin embargo, la lucha contra la violencia sobre las mujeres ha estado llevándose a cabo en este país, especialmente en los últimos años. Esta lucha, implantada con determinación por las numerosas organizaciones de mujeres, el movimiento feminista haitiano y  gracias al compromiso del estado haitiano, está empezando a dar frutos. Entre otras cosas, la creación y difusión de documentos que constituyen el marco legal para combatir la violencia de género ha contribuido a una mejora significativa en los servicios ofrecidos a mujeres y niñas víctimas de violencia. Estamos viendo una mayor conciencia sobre el tema y un aumento en el número de mujeres que deciden presentar una denuncia. Sin embargo, la situación sigue siendo dramática.

Todos estos temas se tocaron y analizaron durante una actividad en Thiotte, donde Alianza ha liderado desde 2017, un proyecto de fortalecimiento de capacidades de las organizaciones de la sociedad civil y autoridades locales para la promoción del desarrollo sostenible e inclusivo. Llegamos a Thiotte el viernes y la radio local “Ayizan” nos recibió en su estudio para grabar el programa de la noche. Gracias a esta oportunidad, el equipo pude lanzar mensajes específicos contra la violencia cometida sobre las mujeres en Haití y sus consecuencias, así como informar de los servicios de acompañamiento a mujeres víctimas de violencia. Luego se invitó a toda la población local a asistir a la conferencia y participar en la marcha que habría tenido lugar el día siguiente.

Así, el sábado, cien personas asistieron a la conferencia, entre organizaciones locales, estudiantes de secundaria, organizaciones de mujeres, representantes del ayuntamiento. La sala estaba llena de mujeres y hombres que asistieron con entusiasmo en la presentación sobre la violencia contra las mujeres dirigida por la Sra. Guilloteau-Samedi, directora departamental de Sud-Este de MCFDF. Madame Samedi enfatizó no solo las consecuencias y el tabú sobre la violencia, sino también la seria trivialidad de ciertas formas de violencia por parte de la población y ciertas instituciones. De hecho, hoy en Haití, cuando se trata de violencia sexual o económica, especialmente en casos de violencia doméstica, estos crímenes todavía son ampliamente tolerados, no solo al nivel de la población civil sino también al nivel de las estructuras de servicios, incluyendo justicia, o instituciones policiales.

El mensaje a este efecto fue muy claro: no hay justificación para la violencia de género, ¡nada justifica que se culpabilice a las mujeres y niñas víctimas de la violencia! Todas las mujeres están invitadas a salir del silencio, buscar ayuda, ir a los centros de salud y presentar denuncias y poner fin a esta impunidad. Todos los actores de la sociedad civil deben asumir la responsabilidad de proporcionar respuestas concretas y duraderas a las múltiples necesidades de las mujeres víctimas.Distribuimos a los participantes un folleto que resume toda su información e incluye los contactos de las asociaciones locales para el acompañamiento de las víctimas.

Entonces, armados con pulseras, pancartas y camisetas naranjas, como era de esperar por el lema internacional “Pinta el mundo de naranja”, cantando canciones populares, el grupo ocupó las calles de Thiotte en una marcha pacífica, pasando por la estación de policía y el tribunal de justicia, donde se hicieron recomendaciones de parte de mujeres líderes de organizaciones locales.

Como voluntaria de la iniciativa Eu Aid volunteers, he tenido la suerte de participar a la organización de esta actividad. He podido dar mi aporte personal a un asunto que me interesa mucho, con diferentes tareas logísticas y de suporte a la presentación de la conferencia, lo cual ha representado para mi, una gran oportunidad de aprendizaje y de intercambio cultural.

Así, y con otras actividades planeadas para los próximos días, Alianza por la Solidaridad, el MCFDF y toda la comunidad de Thiotte contribuyeron a materializar una visión que ve a la sociedad haitiana como una sociedad que no deja a nadie atrás, una sociedad cada vez más igualitaria, cada vez más naranja.