Un país en la cazuela

Una de las mejores formas que hay de conocer una cultura es a través de su gastronomía y, en Ecuador en general y en Puyo en particular, ésta es muy rica, aunque haya algunas cosas que nos resulten “algo extrañas”.

Uno de los alimentos que más pueden sorprendernos son los chontacuros, unos gusanos grandes y gordos que se pueden comer tanto crudos como asados. También conocidos como pinchos de moyón, forman parte de la dieta de las comunidades indígenas por su alto contenido en vitaminas y sus propiedades curativas, ya que también se usan para curar catarros y el asma. Aunque si prefieres algo más crujiente puedes tomar icues fritas o asadas, también llamadas hormigas culonas.

Pero si no te gusta comer bichos, tienes muchas más opciones. Por ejemplo, el maito de pescado de río. Esta receta, aunque sencilla, destaca por su gran sabor. El pescado (bagre, carachama, bocachico o tilapia) se envuelve en una hoja de bijao, se añade sal y se asa al fuego, en donde los olores del pescado se mezclan con el jugo de la hoja resultando en una explosión de sabor. Este plato se suele acompañar de yuca, maíz y/o arroz, base de la dieta ecuatoriana, y que nunca falta en ninguna receta.

Otro de los platos de Puyo que más me sorprendió es el ceviche volquetero. Este plato lleva chochos (altramuces), maíz tostado, chifles (chips de plátanos verdes fritos), cebolla, tomate y atún. Es, además, muy reciente. Fue creado por Homero Escobar en los años 70 y está dedicado a los trabajadores que construían en el barrio el Obrero, que llevaban el material en volquetas. Sin embargo, el nombre de ceviche volquetero no se puso hasta principios de los 2000, cuando su creador lo bautizó para una exhibición culinaria que se hizo en el Municipio y en la que ganó el premio a mejor plato local. Desde entonces, el ceviche volquetero se sirve en todas las fuentes de soda y restaurantes de Puyo y es conocido en todo el Oriente.

También las frutas llaman mucho la atención, no solo porque en España no se encuentran, sino por el gran sabor que tienen. Son, como diría mi madre, “fruta de verdad”. Tienes de todo tipo: conocidas, como pueden ser las bananas, fresas, moras y otras más desconocidas y originales como naranjilla, tomate de árbol, guabas, badea, uva de monte, caimito…

Cómo veis, es una gastronomía rica y variada, que destaca en un mundo plagado de hamburguesas, pizzas y comida rápida. Lo que os he contado son solo algunos ejemplos, pero hay mucho más que tendréis que descubrir por vosotros mismos cuando viajéis a Ecuador, que sin duda es un país que merece la pena visitar.


Carmen Vicente Sánchez

 

No Comments

Post A Comment