‘Voix de femmes’: lo que las mujeres mauritanas tienen que decir

Yasmina Mitrovic

La violencia contra las mujeres persiste hoy en día en Mauritania. El matrimonio forzado o precoz (en 2017 la tasa de adolescentes casadas fue del 35%, según Unicef) o la mutilación genital femenina (afecta, según la misma agencia, al 67% de mujeres y niñas en el país), son algunas de las formas de violencia a las que se enfrentan las mujeres mauritanas.

La tasa de alfabetización en mujeres y niñas es más baja que en hombres y niños, independientemente de la clase social, la región o la edad. Además, el abandono escolar es frecuente entre las menores y su presencia en la educación superior es dos veces inferior a la de los hombres. Por otro lado, la falta generalizada de conciencia sobre sus derechos dificulta que las propias mujeres se movilicen para reivindicarlos.

Y en medio de esta realidad se encuentra Voix de femmesun colectivo feminista creado por mujeres cuyo objetivo es generar espacios de debate abierto a todas ellas. Esta iniciativa, que nació en 2015 y de la que actualmente forman parte más de cincuenta mujeres, tiene presencia en la mayor parte de los barrios de Nouakchott, la capital mauritana, y comienza a emerger en otras ciudades del país.

Diaynaba N’Diom se unió al movimiento pocos meses después de que este se iniciara. “Nuestro objetivo es reivindicar y recuperar el lugar de las mujeres en el espacio público del país, del cual hemos sido prácticamente borradas. Y este trabajo empieza por nosotras mismas”, afirma.

Las mujeres, organizadas en grupos de entre 10 y 20, se reúnen una vez al mes para discutir un tema de interés común que ha sido decidido previamente. Durante estas reuniones, las participantes expresan y comparten con sus compañeras sus experiencias, opiniones y preocupaciones, buscando dejar a un lado tabúes y prejuicios.

“Es necesario crear espacios en los que podamos expresarnos libremente, en un ambiente de confianza y de seguridad, y después trasladar estas reflexiones a la sociedad. Así comenzaremos a crear una conciencia común sobre los problemas que nos afectan”, comenta N’Diom.

El proyecto, puesto en marcha por un grupo de activistas mauritanas hace tres años, ha querido ahora abrirse al público a través de una performance de teatro. En el espectáculo, que tuvo lugar el pasado mes de diciembre, varias mujeres de distintas comunidades representaron la parte del cuerpo femenino que cada una eligió, para expresar y denunciar de qué forma esta parte sufre la opresión de un sistema patriarcal.

Algunos de los temas que se abordaron durante el espectáculo fueron la presión social existente para utilizar productos químicos altamente nocivos que aclaran la piel o la mutilación genital femenina.

Según N’Diom, “vivimos en una sociedad en la que las mujeres están dominadas y discriminadas. Todo esto es fruto de una construcción social que tiene que desaparecer. Para ello, el primer paso es hablar, decirlo, para tomar conciencia, visibilizar la desigualdad y la injusticia y sensibilizar a los demás. Cuando hablas, te das cuenta de que tu problema existe realmente y que afecta a otras personas y, a partir de ahí, empiezas a tomar medidas.”

Y parece que van por el buen camino, pues el espectáculo fue todo un éxito. Sorprende, además, la gran afluencia masculina, lo que desde el colectivo toman como una oportunidad. “Ya hay muchos hombres que nos apoyan. A pesar de que no forman parte del colectivo, nos brindan otro tipo de ayuda, como, por ejemplo, soporte logístico”, afirma N’Diom.

Animadas por la acogida tan positiva que tuvo la representación, desde Voix de femmes esperan poder realizar otras en el futuro. Y es que las mujeres mauritanas tienen muchas cosas que decir y es urgente que las escuchemos.