Conociendo a las socias locales ASOM

Sandra Manso

En el marco de las actividades de seguimiento del convenio AECID, el pasado mes de junio tuve la oportunidad de poder formar parte del equipo de seguimiento y desplazarme a la localidad de Santander de Quilichao, municipio donde tenemos la oficina regional de Alianza por la Solidaridad en Cauca.

Las tareas de seguimiento consistían realizar una serie de acciones con el objetivo de comprobar la correcta evolución y ejecución del proyecto con el socios locales, la cual consistía en revisar la contabilidad, la documentación justificativa o sus propios métodos de seguimiento y contabilidad. Además, estas visitas a terreno con el socio local sirven para forjar el lazo de confianza y compañerismo entre las dos  organizaciones, fortaleciendo así la relación profesional entre ambas.

A escasos 20km de Santander de Quilichao se encuentra el municipio de Buenos Aires, una localidad de afrodescendientes, indígenas y campesinos, donde su territorio cuenta con altos índices de violencia y es territorio funcional al conflicto armado, sirviendo de corredor de movilidad del narcotráfico que favorece al ELN, las disidencias de las Farc y otras estructuras.

Allí se encuentra uno de nuestros socios locales más importantes y reconocidos: la Asociación de mujeres afrodescendientes del Norte del Cauca (ASOM). Esta organización está formada por más de 200 mujeres afrodescendientes provenientes de veredas cercanas y su principal objetivo es empoderar a las mujeres afrodescendientes para el ejercicio y defensa de sus derechos étnicos, trabajando por los derechos humanos y el desarrollo sostenible de la familia y la comunidad.

Para ello, la asociación realiza diferentes actividades y proyectos centrados en iniciativas productivas generando seguridad alimentaria, ingresos y conservación ambiental, así como actividades económicas, culturales y ambientales que contribuyen al desarrollo sostenible y de gobierno propio. Además, ASOM también cuenta con formaciones para mujeres para lograr incidencia en espacios sociales, políticos y económicos y promueve el conocimiento de los derechos humanos y étnicos.

Esta última lo realiza mediante la creación de la Escuela de Mujeres Constructoras de Paz a partir de conocimientos de sus derechos, una formación para 70 mujeres lideresas de los 10 municipios del norte del Cauca. ASOM genera un espacio para la reflexión y el intercambio de experiencias de resistencia y defensa del territorio, de liderazgo y procesos organizativos vividos por diferentes mujeres afrodescendientes de la región. Mediante estas dinámicas, las mujeres aprenden sobre diferentes mecanismos para el conocimiento y la exigibilidad de sus derechos étnicos y como mujeres para así poder aplicarlos en su ámbito local.

Para ello, ASOM cuenta con su integrante y presidenta Clemencia Carabalí, lideresa política quién ganó el Premio Nacional de Derechos Humanos en la categoría “Defensora del año” por su trabajo en defensa de las comunidades negras del Cauca. Clemencia lleva toda su vida defendiendo los derechos del pueblo afro aún recibir múltiples amenazas, pero que no la detienen en el proceso de empoderamiento femenino y defensa del territorio.

Personalmente, poder conocer ASOM fue una experiencia muy enriquecedora y útil ya que admiré todas las personas que forman la asociación, sus buenas vibraciones, sus sonrisas, su confianza y sobre todo su profesionalidad, excelencia y entrega en sus laboras. Además, poder conocer y charlar con Clemencia Carabalí fue un ejemplo inspirador. Y es que, representa la lucha necesaria para el cambio que requiere el país, siendo promotora del desarrollo integral de las comunidades, construyendo condiciones de dignidad y respeto en el marco de la reconciliación. Ella es una de muchas y muchos que luchan con entrega, valentía y orgullo, día y noche y, lamentablemente, demasiados con sus vidas, para la búsqueda de la paz tan anhelada por este país